La bodega más antigua de La Rioja

Los restos de una villa romana en La Noguera convierten el yacimiento en la bodega riojana más antigua

 «Nuestros primeros labradores, raza vigorosa y sufrida, luego que habían metido sus cosechas en los trojes, descansaban los días de fiesta el cuerpo y el espíritu, y con sus compañeros de faena, sus hijos y sus fieles esposas consagraban un puerco a la tierra, leche a Silvano y vino y flores al genio que nos recuerda que la vida es breve». Al poeta latino Horacio, que sabía de la brevedad de la vida y aconsejaba disfrutarla retirada en el campo y con goce de las cosas sencillas, como los dulces caldos de Falerno, también le habría gustado La Noguera.

Aun en el siglo XXI, este lugar alejado del ruido, los humos y las prisas conserva un aire bucólico que inspira quietud. El pequeño cerro domina una amplia extensión de viñedos entre los pueblos de Tudelilla, al que pertenece, y El Villar de Arnedo. Uno a cada lado (al sur y al noreste respectivamente), ambos se divisan no muy lejos desde esta elevación del terreno que, a pesar de su nombre, no está ocupada por nogales, sino por unos pocos almendros. El camino de acceso discurre paralelo al río molinar, hoy seco pero recorrido por un bosquete de chopos y vegetación de ribera. Una pareja de águilas anida en las proximidades aprovechando en sus vuelos la suave brisa que baja hacia el valle desde sierra la Hez. Ajenos a todo peligro, no pocos conejos corretean entre las cepas mientras un viticultor se afana en el aseo de la viña, que con el verde de julio parece llena de esperanza del otoño.

Posiblemente nada de esto haya cambiado sustancialmente en muchos siglos. Así parece atestiguarlo el yacimiento de La Noguera, alma semienterrada de este territorio cimentado en los modelos diversos de explotación agraria de cada época, pero siempre fiel a la rural vocación despensera que ha perdurado hasta nuestros días. Gracias a los últimos descubrimientos de los arqueólogos Carlos López de Calle y Juan Manuel Tudanca hoy podemos saber que este lugar no era solo una granja de origen medieval perteneciente primero al monasterio navarro de Fitero y más adelante al de San Prudencio de Monte Laturce, como se pensaba hasta ahora, sino que mucho antes fue también una villa agraria romana, quizás la bodega riojana más antigua. Y esto, obviamente, enriquece mucho el linaje patrimonial de una tierra por cuyas venas corre el vino como el agua por sus ríos.

Una villa de importancia

«La difusión del legado histórico y cultural generado por el vino a través de los siglos» es precisamente el principal objetivo de la Fundación Dinastía Vivanco, entidad que promueve los trabajos arqueológicos en La Noguera desde el año 2002, centrados en las primeras campañas en las mencionadas ruinas medievales y posteriores. Los restos romanos no han sido descubiertos e investigados hasta los dos últimos años: se trata de estructuras arquitectónicas de gran porte, pilares de sillería, columnas, muros que permanecían enterrados junto a las otras ruinas…

«Es sin duda -tal como lo interpretan López de Calle y Tudanca- parte de la infraestructura de un edificio de entre los siglos I y III dedicado a la producción agraria no solo vinícola. Pero no una pequeña propiedad familiar de autoabastecimiento, sino una explotación con cierta ambición vinculada a la ciudad de Calagurris, con trabajadores esclavos o siervos y bien comunicada a través de la no muy distante calzada romana del Ebro. Las dimensiones de la bodega hacen pensar en una villa de importancia».

Ciertamente, con la conquista de Iberia y la progresiva romanización de Hispania, los romanos articularon el territorio de forma racional. Desde el punto de vista agropecuario, pusieron en pie gran número de villae o explotaciones ganaderas y agrícolas en una ambiciosa y eficaz labor de colonización basada en los cultivos de la llamada tríada mediterránea: cereal, olivo y vid, todos ellos existentes en esta zona feraz.

Desgraciadamente son muy escasos los restos muebles: apenas pedazos de cerámica, unas pocas monedas, alguna fíbula de bronce… Y mucha ceniza. Los arqueólogos sostienen que un gran incendio alimentado por materiales muy inflamables desde el interior del edificio provocó su «hundimiento y destrucción total tiempo después de haber sido abandonado». Los siglos III y IV marcan el declive de este tipo de granjas, muchas de las cuales se convirtieron en lugares de culto y pilares de la cristianización.

En La Noguera, aunque el tiempo terminó de enterrar aquella villa romana en el cerro y el olvido, mil años después volvía a haber vida, volvía a haber campesinos trabajando y monjes haciendo acopio de vino, aceite y grano. Y al cabo de mil años más, con las viñas otra vez verdes, La Noguera deja al fin leer en sus piedras una historia más completa que profundiza «en la comprensión de la importancia histórica del cultivo de la vid en esta tierra, su imbricación en la organización del territorio, las instituciones y la cultura de las sociedades que conforman la herencia riojana».

Hay lugares que conservan en silencio su propia memoria hasta que llegan hombres capaces de leer en ellos como si fueran viejos libros que todavía guardan capítulos por descifrar. La Noguera, un pequeño cerro entre viñedos a medio camino entre Tudelilla y el Villar de Arnedo, custodia un tesoro muy arraigado en esta tierra. A pesar de su modesta apariencia exterior, el enclave no ha dejado de abrir valiosas páginas a la arqueología desde que a mediados del siglo XX los primeros estudiosos se interesaron por los «restos de un convento desaparecido» con cierta actividad agraria y vinatera. Ya hace nueve años las excavaciones emprendidas por la Fundación Dinastía Vivanco hicieron aflorar los vestigios de «una granja y bodega de origen medieval». Pero las últimas campañas han permitido remontarse aún más en la antigüedad del yacimiento al descubrir elementos arquitectónicos propios de una villa agraria romana. Desde su aparente quietud, La Noguera nos habla de dos mil años de historia y cultura de una tierra con más hoces que espadas, laboreada por sus gentes y regada por sus vinos.

 Fuente: Diario La Rioja

Tudelilla programa un verano cargado de actividades para todas las edades

Sin un solo día de descanso. Así van a vivir el verano los vecinos de Tudelilla, para los que el Ayuntamiento ha organizado un más que nutrido número de actividades enfocado a personas de todas las edades.

Para los más pequeños se ha vuelto a abrir la ludoteca de verano. Así desde el 2 de julio hasta el 31 de agosto por un precio de 20 euros la temporada, los niños de 3 a 12 años podrán disfrutar de decenas de actividades desde las 11.30 hasta las 13.45 horas. Además, cada viernes habrá actividades diferentes para los participantes, que ya han podido disfrutar de cuentacuentos al aire libre y de un almuerzo saludable, y que tendrán esta semana una batalla de globos de agua y ludoteca en las piscinas, un recorrido por el municipio o talleres de pintura de cara o de constelaciones a lo largo de las próximas semanas.

También los menores contarán durante todo el verano con clases de apoyo, los miércoles y jueves de 10 a 11 de la mañana. Además, el 27 de julio se celebrará una gran fiesta en las piscinas con hinchables en el agua, payasos, animación, talleres, concursos y globoflexia desde las doce hasta las dos en horario de mañana y de cinco a ocho en horario de tarde.

El municipio también ha apostado por los más jóvenes con cine al aire libre cada viernes a las 22.30 horas. Para ellos habrá un día especial. Así el 27 de julio habrá campeonatos de mus, ginkana, petanca, partidos de pelota para aficionados, degustaciones de preñados, disco móvil y bingo popular.

Actividades deportivas

Los sábados estarán dedicados al deporte. Si ya se han disputado partidos de voley y patinaje, las próximas citas serán este sábado con una noche deportiva de diez de la noche a una de la madrugada en el frontón. La petanca, el fútbol sala, la pelota, un día dedicado al multideporte y una carrera ciclista serán las citas para los próximos fines de semana.

Además, desde el 21 de julio hasta el 4 de agosto se disputará un campeonato de frontenis individual cuyos partidos tendrán lugar los días laborables de ocho a diez de la noche y los festivos de seis de la tarde a diez de la noche.

Para los mayores habrá gimnasia de mantenimiento y taller de memoria en el Centro Cultural Santa Bárbara los martes y viernes de 10.30 a 11.30 horas.

Fuente: Diario La Rioja,  17 de Julio de 2012

Programa Verano 2012

Os presentamos el programa de actividades para este verano. Desde el Ayuntamiento hemos preparado ludoteca, cine, exposiciones, charlas, …. y otros eventos para que todos disfrutemos durante estos meses. Para consulta y descarga del programa pinchar AQUI.

Cambiamos de Imagen

Os damos la bienvenida a la nueva web tudelilla.org. Durante las últimas semanas hemos adaptado y cambiado la imagen de nuestra web para hacerla más accesible y moderna. Esperamos que continue siendo de vuestra utilidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies